Equilibrio Y Sintesis De Lo Opuesto - Ejercicios De Transmutación




http://atfaguss.files.wordpress.com/2008/09/espiritualidad-235.jpg

Roberto Assagioli ( Fall 2004)

Resumen

Las polaridades existen en todos los niveles de la realidad, de lo físico a lo humano y más allá. La tensión entre opuestos puede ser neutralizada, estáticamente o dinámicamente. Alternativamente y preferiblemente puede ser resuelto a través de un proceso de psicosintesis .El proceso se ilustra con esquemas triangulares que representan ejemplos que muestran una síntesis sicológica y espiritual, de los conflictos que pueden causar, y su resolución final.

Relación con la polaridad

La polaridad es un hecho universal, es inherente a la manifestación cósmica. Es cierto que en última instancia la Realidad Suprema es el Uno, el absoluto, el Trascendente, pero sólo puede ser definido por lo que no es.

Desde el momento en que las manifestaciones cósmicas comienzan a desarrollarse, nace la dualidad. La primera dualidad fundamental es precisamente entre lo manifestado y lo inmanifestado. En el Bhagavad Gita esto se expresa en las palabras: "Después de haber impregnado todo el Universo con un fragmento de mí mismo, sigo." En el proceso de manifestación la polaridad fundamental es la del Espíritu y la Materia

Es necesario recalcar que toda polaridad es una relación entre dos elementos y como tal, nunca es absoluto sino relativo, incluso en un par de opuestos. Por lo tanto, el mismo elemento puede ser positivo en su relación con un cierto "polo" y negativo en su relación con otro. Un ejemplo de la relatividad de las "relaciones polares" existe en la polaridad fundamental entre el espíritu y la materia. Según algunos, el Espíritu es la realidad libre y trascendente que se sustenta en los diversos pares de opuestos existentes en diferentes manifestaciones de la vida. Tal es la concepción de Keyserling, que figura en su libro, Desde el sufrimiento al Cumplimiento ( From Suffering to Fulfillment)

Según otros el Espíritu corresponde al polo positivo, al elemento creativo y dinámico en toda dualidad tal es la idea de Jung.

En otras palabras, Keyserling ve la tensión entre el espíritu y las diferentes manifestaciones de la vida en una dirección vertical, que se refiere a la "dimensión de intensidad", mientras que Jung concibe la polaridad más como una relación horizontal.

En el mundo físico, la polaridad mas conocida es la existente entre los polos positivo y negativo de la electricidad. Esta polaridad es la base de la constitución de la materia, ya que, como es bien sabido, cada átomo está compuesto de un núcleo positivo y un número variable de electrones negativos. Cuanto más numerosos son los electrones, más pesados y más densos son los átomos de los elementos químicos. Por ejemplo, el átomo de hidrógeno, el elemento más ligero, sólo contiene un electrón, mientras que el uranio que es el mas pesado tiene 236.La Polaridad eléctrica se manifiesta de diversas maneras que tienen importantes aplicaciones en la práctica, como la corriente inducida y alterna.

Interesantes analogías se pueden encontrar en diferentes polaridades en el campo de la psicología, como la atracción y repulsión emocional, la ambivalencia y la función compensatoria.

POLARIDADES EN EL PLANO HUMANO

En los tres reinos de la vida orgánica (vegetal, animal y humana), una de las más im-portantes en general es la polaridad sexual. El polo positivo está representado por el elemento masculino, el negativo por el elemento femenino. Esto no significa, sin embargo, que sólo el primero sea activo y el segundo pasivo. Ambos son activos pero de una manera diferente, el elemento masculino es dinámico y positivo, mientras que el elemento femenino es receptivo y "gestativo." Este tipo de polaridad se extiende mucho más allá de la relación hombre-mujer en innumerables manifestaciones en la vida. Ha sido especialmente y profundamente difundido por los chinos quienes consideraron estos dos principios como fundamento tanto de la evolución cósmica y en cada aspecto de la vida humana. El aspecto creativo, simbolizado por el padre y el cielo, que ellos llaman Yang, mientras que Yin es el aspecto receptivo, simbolizado por la madre y la Tierra. El bienestar de la humanidad depende, en opinión de la filosofía china, en el acuerdo armonioso entre la humanidad y la evolución cíclica de la Universo, tejida a partir de las relaciones y las interacciones del Yang y Yin

En los organismos vivos, como el cuerpo humano, hay varias polaridades. Una de las más importantes es la de los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, el primero estimula el catabolismo y el segundo estimula la asimilación o anabolismo. Otras polaridades, existen entre las diferentes glándulas endocrinas.

En el campo de las emociones y los sentimientos encontramos dualidades que son familiares para todos: placer-dolor, la exitación - la depresión, la confianza-el miedo, la atracción - repulsión, amor-odio. Tal es su prevalencia que se podría decir, que la vida del ser humano promedio, consiste principalmente en reacciones emocionales a las cosas, eventos y personas. Dentro de ciertos límites, tales reacciones tienen su función y justificación. Pero cuando nos permitimos ser dominados por ellas como sucede demasiado a menudo nos convertimos en sus esclavos y puede conocer ni la paz ni la satisfacción duradera. Más tarde vamos a estudiar cómo la liberación de estos opuestos se puede lograr.

En el plano mental la polaridad esta entre la actividad de análisis de la mente concreta y el funcionamiento de síntesis de la inteligencia superior ,entre el proceso de inducción (a partir de lo particular a lo general) y el proceso deductivo (de lo general a lo particular).

El examinar la personalidad humana en su totalidad, encontramos diferentes polaridades fundamentales, que han sido ampliamente investigadas por la Psicología moderna. El conocimiento adquirido sobre el ser humano, ha estimulado el desarrollo de importantes técnicas psicológicas, educativas y psicoterapéuticas. Las principales polaridades son: cuerpo / mente; conciencia / inconsciente, inconciente inferior /la superconciencia; pasividad, sensibilidad, la receptividad (pathos) / actividad, dinamismo, la voluntad (espíritu); sensación (eros) / razón (logos).


La vida psíquica se puede volver a considerarse una continua polarización y la tensión entre diferentes tendencias y funciones, así como un esfuerzo continuo, consciente o no, para establecer el equilibrio. Entre las más importantes polaridades psicológicas están: impulso de inhibición, razón-sentimiento, extraversión introversión.

La dualidad fundamental en el reino espiritual que existe entre la personalidad y el yo, una polaridad que es la causa de muchos conflictos internos, hasta que las relaciones armoniosas y de una creciente mezcla, o la unificación (psicosintesis) es alcanzada. En el lenguaje religioso tradicional esta dualidad y las relaciones se describen entre el alma y Dios.

También hay muchas polaridades "interindividual" que son de suma importancia. La primera y fundamental es la existente, en todos los niveles, entre hombre y mujer. Entre los adultos y los jóvenes, en particular en la interacción entre los padres y sus hijos. Hay, además, las diversas relaciones entre los individuos y los diferentes grupos a los que pertenecen. Entre ellas encontramos:

La familia considerada como una unidad, como una "entidad psíquica", está compuesta no sólo de los miembros que están vivos, sino también de las influencias ancestrales y las tradiciones familiares. Esas influencias a veces son una ayuda para la persona, ofreciendo un ideal y una forma de vida a la que es inducido a conformar (nobleza obligada), Pero más a menudo es algo que oprime o cohíbe a la persona

Luego vienen los grupos sociales de diferentes tipos (castas, clases sociales y profesionales, grupos culturales, las naciones, las iglesias) en los que se puede asociar el individuo para encontrarse a sí mismo, en una condición de subordinación pasiva o de cooperación, como líder y agente de la dirección o en conflicto

. Existen relaciones similares entre los grupos tanto entre los del mismo tipo y tamaño (es decir, entre las familias y las familias, las clases y clases, naciones y naciones, etc) y entre sub-y supra- grupos coordinados (es decir, entre el familia y el Estado, las clases y las naciones, las masas y la élite, entre un estado y una federación de estados).

En un nivel aún más inclusivo hay dos tipos de polaridad de particular interés, que existente entre tipos humanos del norte y el sur (ya sean dentro de un continente o dentro de la misma nación) y entre los de Occidente y Oriente.

Interacción de las polaridades

Cada una de estas numerosas polaridades nos confronta con el problema de su interacción y equilibrio. Es posible presentar aquí sólo un breve estudio de los principios generales y métodos de equilibrio de polos opuestos, con el objeto de resolver las "tensiones polares".

1. Fusión de los dos polos, con la participación de la neutralización de sus cargas eléctricas.

2. Creación de un nuevo ser, una nueva realidad.

3. El ajuste de los polos opuestos, por medio de un "centro intermedio" o de un principio superior a ambos. Una reglamentación de este tipo se puede lograr de dos maneras:
a. Por la disminución de la amplitud de las oscilaciones entre los dos extremos, a veces incluso a punto de desaparecer, por lo tanto se reduce más o menos a una completa neutralización (" medio aceptable "). Un ejemplo de gran interés actual, es la oscilación entre la autoridad excesiva y una libertad incontrolada en la educación y la búsqueda de una actitud equilibrada.

b. Dirigiendo con sabiduría y conscientemente las alteraciones de tal forma que el resultado sea armonioso , constructivo y de acuerdo con las alteraciones cíclicas en lo individual y general, de las condiciones humana y cósmica. (Este es el método enseñado por la filosofía china y en particular por el I Ching, el que ya hemos mencionado)

4.- Síntesis, producida por un elemento superior o principio que transforma, eleva- reabsorbe los dos polos en una realidad mayor.
Los diferentes tipos de polaridad requieren de las correspondientes soluciones adecuadas. Pero el hombre tiene la libertad y - por consiguiente la responsabilidad de elegir- entre un método de equilibrio y otro. No obstante, debemos señalar que las soluciones indicadas no son siempre tan claras como se podría llevar a creer y que digan relación con lo citado antes. A veces, como los siguientes ejemplos mostraron, pueden coincidir o ser combinados de diferentes maneras.

En el ámbito de la electricidad, el resultado mas simple, consiste en la neutralización a través de la fusión de las cargas positivas y las cargas negativas. Sin embargo, las condiciones en que esta fusión se efectúa determinarán los resultados, que por lo tanto están sujetos a una variación considerable.

Por ejemplo, cuando los polos son atraídos entre sí, y el voltaje con el que están cargados sobrepasa la resistencia del medio que los separa, se produce una descarga, manifestándose como una chispa. La iluminación es una instancia de este fenómeno. Por otra parte los polos se mantienen separados, conectados por un cable conductor, una corriente de energía eléctrica viaja desde el polo positivo al negativo, estableciendo un balance y la posterior neutralización, a menos que el polo positivo esté siendo recargado. Pero si alguna "resistencia" es introducida en algún tramo del cable conductor, la energía eléctrica se vuelve susceptible a varias transformaciones. Este último proceso esta siendo utilizado cada vez con más ingenio en la transformación de electricidad en luz, calor y movimiento, etc. En estos casos el proceso de neutralización produce efectos creativos.

En el ámbito biológico, la salud se puede definir como un equilibrio dinámico siempre amenazado y cada vez restaurado en una serie de polaridades, como las que existen entre divisiones del sistema nervioso, entre varias glándulas endocrinas, y en general entre las funciones anabólicas y catabólicas. De la misma manera, la vida sicológica puede ser considerada como una continua polarización y tensión entre diferentes tendencias y funciones, y como un continuo esfuerzo, conciente o no, para establecer equilibrio. Entre las importantes polaridades sicológicas están: Impulso - inhibición, razón-sentimiento, extraversión-introversión

En la polaridad sexual, la unión de dos elementos físicos tiene un efecto creativo. El dinamismo de su fusión trae consigo el nacimiento de un nuevo organismo similar a la de los padres. Pero en la humanidad, esta maravillosa función física creativa, se involucra con la polaridad sicológica entre los sexos produciendo así conflictos, descontentos y delicados problemas.

Las causas principales de la prevención de la armonización y una cooperación fructífera entre hombre y mujer son: La dificultad de alcanzar una satisfactoria armonía sexual; las profundas diferencias en la constitución sicológica de los dos sexos (Que son mucho mayor de lo que creemos) y la falta de entendimiento que resultan; las peleas y disputas provocadas por el egoísmo natural del ser humano "normal", por la expresión de que cada día la vida familiar ofrece amplias oportunidades.

Desde el punto de vista colectivo, la historia revela el predominio de uno u otro sexo en diversos momentos y en diferentes lugares. Es bien sabido que ha habido ciclos de civilizaciones o de la cultura en la que las mujeres tenían un estatus superior (matriarcado). Estos a menudo han sido seguidos por períodos de conflicto por la supremacía entre los sexos (uno encuentra un eco de uno de estos períodos en la leyenda de la guerra contra Amazonas por el Hércules). Otras civilizaciones, de los cuales la Romana han mostrado un marcado carácter claramente masculino.

Nuestra moderna civilización es también notablemente y exageradamente masculina y ha demostrado una conducción típicamente masculina, es decir, la sed de poder y dominación, que ha contribuido a la precipitación de dos guerras mundiales. Sin embargo, desde el final del siglo XIX, las mujeres han participado cada vez más activa en los diversos aspectos de la vida social más amplia. Esto en un principio tuvo efectos desafortunados, ya que incitaron a muchas mujeres a la "masculinización" (además, que sumaron a menudo algunos de los defectos de los hombres más fácilmente que sus buenas cualidades) Esto dio lugar a una lamentable batalla entre los sexos.

La polaridad fundamental entre la personalidad humana como un todo y el yo espiritual también puede ser resuelto en una unidad, pero esto sólo se puede lograr a través de un largo proceso de transmutación, que conlleva a una serie de conflictos, enfoques y contactos produciendo una parcial o más ampliada fusión, es decir, un proceso de "psicosintesis espiritual"

Pero también hay que mencionar los positivos, que son el enriquecimiento y la expansión de la personalidad femenina, el despertar y la maduración de los mejores ejemplares, han contrapesado y cada vez más, se compensa cualquier aspecto negativo. La solución del problema consiste en el desarrollo de la conciencia y voluntad unánime, por parte de ambos sexos, a fin de crear un nuevo tipo de civilización en la que la excesiva dominación de uno u otro sexo se volverá a colocar por un justa y racional distribución de las funciones y tareas en la vida familiar y social a fin de establecer una armoniosa colaboración, un enriquecimiento recíproco, en otras palabras una psicosintesis. social y cultural

El balance de las cualidades opuestas en el campo de las emociones y los sentimientos requiere la intervención de una mayor regulación de carácter mental o espiritual. La primera tarea es impedir que las emociones nos desborden y no vallan mas allá de la razón y la voluntad.

La mejor manera de lograr esto es negarse a identificarse uno mismo con ellos, para mantener el "yo" o por cuenta propia, el centro de la conciencia, en un nivel más elevado por encima de ellos, a fin de poder observar. Vamos a dejar claro que para "dominar" no significa "suprimir", y el objetivo no es alcanzar un estado de insensibilidad o de aridez. Por ejemplo, consideremos la polaridad fundamental, placer-dolor.

Mientras sigamos siendo esclavos de esta dualidad, siempre buscaremos ávidamente el placer y por temor huiremos del dolor, sin encontrar nunca la paz o la verdadera satisfacción.

Por otro lado, una inhibición forzada o una impasibilidad artificial, ciertamente no constituyen una solución satisfactoria. A esto sólo se puede llegar por medio de una visión clara que nos permite comprender las causas, la naturaleza y la función de placer y dolor. Esta visión conlleva el reconocimiento de aceptar el placer sin apego, aceptar el dolor cuando sea inevitable, y sin temor a rebelarse en contra de él, se puede asimilar las lecciones de placer y dolor, y "destilar la esencia " que contienen. Además, se puede aumentar gradualmente la calidad y el nivel de estos "opuestos", uno pasa por los grados del placer físico y mental de sentir alegría, finalmente experimentando gozo espiritual.

De la misma manera, recorremos el camino que conduce del sufrimiento físico a las perturbaciones emocionales, a los desórdenes intelectuales; y luego a la compasión por el sufrimiento de otros, de la raza humana en general y de toda la creación.
De todas estas experiencias uno recoge los frutos de la sabiduría y aprende a mantener el centro de la conciencia cada vez más estabilizada, en un nivel superior a la alternancia de placer y el dolor personal. Finalmente podemos adquirir la capacidad de identificarnos con la Vida Universal, con el Supra Yo individual, con el Supremo, que trasciende todos los "opuestos" en insuperable gozo.

Si examinamos más de cerca las polaridades específicas del ámbito emocional, podemos distinguir claramente dos tipos de solución. Uno se realiza en el mismo nivel, puede ser llamado "el camino del intermedio" de compromiso, que mezcla los dos polos. La otra solución se logra a un nivel superior y es, a su vez de dos tipos:


1. Un sabio control y utilización de las dos fuerzas opuestas.
2. La fusión de estos en una síntesis superior.
El método de usar hábilmente las fuerzas contrarias es explicado en un curioso libro sobre magia, que además de su tema específico contiene interesante material psicológico:

"Para equilibrar las fuerzas es necesario mantenerlas simultáneamente y emplearlas alternadamente. Cuanto más apacible y sosegada sea una persona, su cólera será tanto más efectiva; cuanto más fuerte sea, tanto más se apreciará su mansedumbre... cuanto más indiferente se muestre, tanto más fácil le será conseguir que otros lo amen." (Ritual de magia superior, de Eliphas Levy, capitulo VIII)

Con el fin de equilibrar las fuerzas, es necesario mantenerlos simultáneamente y utilizarlos en la alternancia. Entre más amable y tranquilo estés, más su ira será eficaz, entre mas fuerte seas, más su amabilidad será apreciada... entre mas eres indiferente, más fácil se vuelve que los demás te amen. Por supuesto, el derecho y la utilización constructiva de este método suponen una buena motivación y la pureza de intención.


Ejemplos


El segundo método, el de síntesis, que es similar en cierto sentido a una combinación química, reabsorbe los dos elementos en una unidad superior dotada de cualidades diferentes de los de cualquiera de ellos.

La diferencia entre las soluciones alcanzadas a través de comprometer y traído a través de las síntesis pueden ser claramente indicado por un diagrama triangular.



1

2
La polaridad entre la mente y el corazón, entre la razón y el sentimiento (Eros y Logos), está regulado en primer lugar por el reconocimiento de sus respectivas funciones y de los legítimos campos de acción de cada una de las dos funciones, de modo que no domine al otro. Esto puede ser seguido por una mutua y creciente cooperación y la interpenetración entre los dos, finalmente al llegar a la síntesis bien expresada por Dante en las palabras "completa luz intelectual de amor"

La polaridad entre la sensibilidad y receptividad (Pathos) y el dinamismo o Voluntad (Ethos), que en un sentido más amplio corresponde a la polaridad psicosexual - para el primer polo “femenino” y la reciente modalidad “ masculina” también puede primeramente ser controlada por un ajuste equilibrado, para ser sustituido por una síntesis creativa.

La polaridad fundamental entre la personalidad humana en su totalidad y el yo espiritual también puede ser resuelto en una unidad, pero esto sólo se puede lograr a través de un largo proceso de transmutación, que conlleva a una serie de conflictos, enfoques y contactos produciendo una parcial o más amplia fusión, es decir, un proceso de "psicosintesis espiritual". Este es el noble esfuerzo, el drama central del hombre que, ya sea consciente o inconcientemente, aspira a este alto objetivo, o es empujado hacia él por su incapacidad para encontrar satisfacción duradera o una paz verdadera una vez alcanzada.

Las fases y los métodos de tal psicosintesis se han tratado en un ensayo sobre "Psicoanálisis y Psicosintesis” y en otros escritos. Aquí solo mencionaremos que la interacción entre uno mismo y la personalidad crea una serie de relaciones "triangulares" similares a las anteriormente indicadas. Algunos de ellos se muestran en la Figura 2.

Las diversas equilibraciones, ajustes y síntesis pueden ser producidas de diferentes maneras. En muchos casos, son precedidos por una intensa crisis y conflictos. En los demás casos, se alcanzan de forma más gradual y armoniosa a través de una disminución gradual en las oscilaciones del "péndulo". Una clara comprensión de este proceso de psicosintesis permite lograrlas más fácil y rápidamente.

El requisito esencial, como ya se mencionó, es evitar la identificación de uno mismo con cualquiera de los dos polos opuestos y de control, transmutar y dirigir sus energías a partir de un centro superior de conciencia y el poder.



Sobre el Autor

Dr. Roberto Assagioli (1888-1974), nacido en Venecia, Italia, se convirtió en un estudiante del Maestro Tibetano Djwhal khul y pasó a fundar la disciplina de psicosintesis. Escribió cientos de artículos y libros en muchos idiomas. Tiene estudiantes en numerosos
países, y continuaa desarrollando centros de formación y de trabajo en los Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Italia, Suiza, Francia, Grecia y Argentina. Este artículo fue escrito hace muchos años, y distribuidos sobre una base limitada de la Fundación de Investigación Psychosynthesis. Nosotros tenemos la oportunidad de compartir las ideas del Dr. Assagioli,
por que siguen siendo pertinentes hoy.

1.- Arnold Keyserling. From Suffering to Fulfillment. London; Selwyn and Blount. Cf. also:

Das Buch vom Personlichen Leben, by the same writer, pp. 505-515.

2.- Numerous Chinese texts deal with this point. One of the most interesting is the I Ching or The Book of Transformations, which in the form of a method of divination contains treasures of wisdom. Jung, in The Secret of the Golden Flower, and also Keyserling, expressed great appreciation of it.

3.- The problem of ancestral influences and the method of liberation from them have been

treated in an original way, although not without exaggeration, by Leon Daudet in his book,

L’Heredo.

4.- See our essay on “The Transmutation and Sublimation of the Sexual Energies” in P

thesis, p. 267.

5.- Eliphas Levi. Ritual of High Magic, Ch. VIII.

Traducción. Desarrollada por el equipo de traductores de www.tarochile.cl, compuesto por

Carmen Vergara Racapé, Hernán Fuentes Flores y Julio Fuentes Chavarriga.




Enlaces

0 comentarios: