Mensaje de tu alma

http://cdn3.grupos.emagister.com/imagen/el_arbol_de_la_vida_406175_t0.jpg

Ahora, deseo hablarte sobre lo que tú percibes como tus equívocos y fracasos.
Al crear el hombre la noción de lo bueno y lo malo, lo perfecto y lo imperfecto,
también ha creado las trampas llamadas culpabilidad y remordimiento
que han hecho siempre tan difícil progresar en la vida.

Pero yo te digo: cualquier cosa que hayas hecho a través de la virtud
de tus muchas vidas en este plano nunca ha sido mala, ni tampoco buena.
Ha sido simplemente una experiencia de la vida que te ha ayudado a llegar
a ser quien eres ahora, y eso es, en verdad, la cosa más preciosa y maravillosa.
Porque tú eres en este ahora, lo más grandioso que has sido nunca desde
que empezaste este camino extraordinario,
ya que tu sabiduría es mayor de lo que nunca ha sido.


Todo lo que tú has hecho, yo también lo hice.
Y cada uno de tus errores, yo cometí los mismos.
Y todo aquello que has juzgado en ti por carecer de fuerza y virtud,
yo también lo juzgué. Pero yo nunca habría conocido la fuerza de mi ser si no
hubiera conocido mi debilidad. Nunca habría amado la vida si no la hubiera visto desprenderse de mí. Y nunca habría sido capaz de abrazaros a todos vosotros
si no hubiera despreciado la crueldad del hombre.

Cualquier cosa que hayas hecho, por vil o miserable que haya sido,
la hiciste simplemente con el fin de crear un aprendizaje para ti mismo.
Y a lo largo de ese aprendizaje te has dañado, dolido, entristecido,
y te has degradado a ti mismo y, sin embargo, te has elevado por encima de ello,
porque aquí estás ahora, dispuesto a conocer y abrazar la belleza que tú eres.


Todo aquello en lo que sientas que has fallado o hecho algo malo,
deseo que lo observes de la siguiente manera:
Desde el momento de tu nacimiento, tú y tus amados hermanos
emprendisteis una gran aventura hacia el entendimiento
emocional de todo el pensamiento; pensamiento a pensamiento.
Tu alma fue creada para almacenar la emoción de cada pensamiento
cada dimensión de Dios que aceptaste a través del Dios o espíritu de tu ser.
Cada pensamiento que aceptaste y sentiste en tu alma,
pero que aún tengas que entender completamente,
tu alma te presionará a experimentarlo.
¿Para qué? Para obtener el entendimiento emocional completo de
todos los aspectos de ese pensamiento, visto sólo a través de la
virtud de la experiencia, que es la virtud llamada vida.


Has sido impulsado a lo largo de la eternidad a evolucionar y a
extender la vida hasta la creatividad, y a experimentar cada manifestación
de esa creatividad, desde el pensamiento hasta la luz, hasta la materia,
hasta la forma y otra vez de vuelta hasta el pensamiento;
desde el amor y la alegría, hasta la envidia, el odio y la tristeza,
y de nuevo a la alegría. Tu alma te ha impulsado de experiencia en experiencia,
de aventura en aventura, para poder realizarse a sí misma con el
entendimiento completo de cada forma de pensamiento cada actitud,
cada emoción para que así puedas conocer y entender la totalidad
del pensamiento, que es la totalidad de Dios, la totalidad del Yo.


Tu alma anhela todo aquello que no ha experimentado.
Cuando tu alma anhela una experiencia, ello significa que necesita
información emocional sobre esa experiencia.
Por eso, tu alma creará un sentimiento llamado deseo que cautiva
la totalidad de tu ser y te impulsa hacia una aventura, una experiencia.
Entonces, cuando la experiencia ha terminado y las emociones se calman,
has obtenido, gracias a esa experiencia, un tesoro mucho más valioso
que todo el oro de este plano, te ha hecho avanzar hasta la sabiduría;
lo cual indica que tu alma dice que ya nunca más tendrás que
experimentar eso otra vez, pues has adquirido todo el entendimiento de ello.
Entonces, tu alma perseguirá otro anhelo, y serás impulsado a hacer
otras cosas, porque lo necesitas, lo quieres, porque el fuego dentro
de ti te impulsa a experimentar toda la vida.


El fracaso es una realidad sólo para aquellos que creen en él.
Pero nadie realmente fracasa en la vida. Jamás.
A pesar de cada cosa que hayas hecho, ya sea miserable,
despreciable o a escondidas que realmente no lo es, sigues vivo
y eso es algo milagroso. Fracasar significaría detenerse, sin embargo,
nada puede parar, porque la vida es siempre continua;
avanza a cada momento. Por eso, nunca puedes permanecer estancado
o retroceder en la vida, ya que cada momento de la expansión
continua de la vida siempre trae más y mayor entendimiento.
Tú nunca has fracasado. Siempre has aprendido.
¿Cómo podrías saber lo que es la felicidad si nunca has sido infeliz?
¿Cómo sabes cuál es tu meta sino una vez que la alcanzaste y te diste
cuenta de que era un color diferente del que habías imaginado?


Tú nunca has cometido ningún error. Jamás.
Nunca has hecho nada malo.
De qué te sientes culpable?
Todas tus equivocaciones, tus fracasos y tus errores son lo que se llama,
apropiadamente, «pasos hacia Dios», paso a paso.
Y sólo has llegado a saber todo lo que ahora sabes a través
de haber dado todos los pasos.


Nunca te sientas culpable de aprender.
Nunca te sientas culpable de saber.
Eso se llama iluminación.
Debes entender que has hecho lo que necesitabas hacer; todo fue necesario.
Y tomaste todas las decisiones acertadas, todas.
Tú vivirás mañana y también el bendito día que le seguirá, y todos los siguientes.
Y lo que descubrirás en esos días es que sabes más de lo que sabes hoy.
Sin embargo, el día de hoy no es un error; te guiará hasta la eternidad.

Tú tienes la opción de crear tu sueño de cualquier manera que elijas.

Por Rhamta (fragmento)

2 comentarios:

  1. Que hermosas reflexiones nos compartes!!...

    Muchas gracias por ello.


    Bezozzz

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sam,un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar