Aldous Huxley a Jung



"¿Es la droga LSD como la mescalina? 
Tiene ciertamente efectos muy curiosos, -vide Aldoux Huxley!-
de los cuales sé bien poco. Tampoco sé de su valor
con pacientes neuróticos o psicóticos.


Sólo sé que no tiene mucho sentido desear saber más sobre
el inconsciente colectivo de lo que uno ya recibe a través de los
sueños y de la intuición. Cuanto más sabes de él, mayor y más
pesadas se vuelven tus obligaciones morales, porque los contenidos
del inconsciente se transforman en tus tareas y deberes individuales
desde el momento en que se convierten en conscientes.
¿De verdad deseas aumentar tu soledad y los malentendidos
con los demás? ¿Deseas encontrar cada vez mayores
complicaciones y responsabilidades?
Ya tienes bastante con las que tienes ahora.

Si alguna vez pudiera decir que ya he hecho todo lo que sé que
tengo que hacer, entonces quizás tendría una necesidad legítima
de tomar mescalina. Pero si la tomase ahora, no podría estar seguro
de no haberla tomado sólo por curiosidad ociosa.
Odiaría la idea de haber tocado la esfera desde donde se hacen
los colores que pintan el mundo, donde se crea la luz que hace
brillar el esplendor de la madrugada, las líneas de todas las formas,
el sonido que llena las órbitas, el pensamiento que ilumina la
oscuridad del vacío. Hay algunas criaturas empobrecidas, quizás,
para las cuales la mescalina pudiera ser un regalo divino
sin efectos secundarios, pero soy profundamente escéptico de los
"puros regalos de los dioses". Se suele pagar muy caro por ellos.
Quidquid id est, timeo danao et dona ferentes."

(Jung, 1953)

"Jung on Evil" C.G.Jung. Edited by Murray Stein
1995, Routledge, London

0 comentarios: