Amor, Realidad, y el Tiempo de Transición


 

Para amar realmente a otra persona necesitamos ver al otro tal cual es, 
 sin tratar de cambiar a esa persona. Esas son las bases del amor incondicional,
 pero para que eso suceda también necesitamos conocernos a nosotros mismos y vernos tal cual somos, de manera que no caigamos en la trampa de las proyecciones
 ilusorias que sólo provocan decepciones y dolor
 una vez que la fase romántica se acaba.

 Consiste en la aceptación y consideración, siendo capaces de dar y recibir,
 de ser independientemente considerados y sin esperar nada a cambio.
 Pero más allá de las relaciones personales, la idea del amor también ha sido distorsionada y utilizada superficialmente en eslóganes.
 Equivale a ser positivo, abierto, amistoso, sin decir ni enfocarse en nada
 "malo" o "negativo", estando siempre alegre y teniendo una sonrisa en la cara.
 Por supuesto no hay nada malo con la amabilidad y amistad, así como también
 con ser positivo, pero debe basarse en la verdad y la realidad,
 no en las mentiras, racionalizaciones para tranquilizarse o evasión,
 incluyendo la corrección política que sólo conduce a la complacencia e ignorancia.



          

0 comentarios: