La pregunta imposible



El miedo y el placer son las dos caras de una misma moneda:
 no es posible liberarse de una sin liberarse también de la otra.
 Quiere tener placer toda su vida y, a la vez, 
liberarse del miedo, ese es todo lo que le interesa.

 Sin embargo, no se da cuenta de que si mañana no consigue
 placer se sentirá frustrado, enojado, ansioso y culpable,
 surgirá toda esa miseria psicológica.
 Por tanto, debe mirar al miedo y al placer juntos.

0 comentarios: