Verdadera Meditación





En el momento en el que os ilumináis, toda la existencia se ilumina.
Si estáis en la oscuridad, entonces toda la existencia está a oscuras.
Todo depende de vosotros.


Hay mil y una falacias alrededor de la meditación.
Esta es muy sim­ple: no es otra cosa que conciencia.
No es recitar, no es emplear un man­tra o un rosario.
Estos son métodos hipnóticos.
Pueden proporcionaros un cierto descanso.
No hay, nada malo en ello, si lo único que se pre­tende es la relajación. Cualquier método hipnótico puede ser de ayuda,
pero si se quiere la verdad, no basta.

La meditación simplemente significa transformar vuestra
inconscien­cia en conciencia. Por lo general, solo una parte de
nuestro cere­bro es consciente, y una gran parte es inconsciente.

Únicamen­te una parte pequeña de la mente, una capa fina, posee luz;
por lo demás, la casa está a oscuras. Y el desafío es hacer crecer
esa pequeña luz para que toda la casa se inunde de luz,
con el fin de que ni un nicho o rincón queden en la oscuridad.
Entonces toda la casa rebosa luz, y la vida es un milagro;
tiene la cua­lidad de la magia. Deja de ser ordinaria y
todo se vuelve extraordinario. Lo mundano se transforma en lo
sagrado y las cosas pequeñas de la vida comienzan a tener una
importancia tremenda, que ni siquiera habríamos imaginado.
Las piedras corrientes parecen tan hermosas como los dia­mantes,
toda la existencia se ilumina. En el momento en el que os ilu­mináis,
toda la existencia se ilumina. Si estáis en la oscuridad,
entonces toda la existencia está a oscuras.
Todo depende de vosotros.

0 comentarios: