Los seres que miden más de metro y medio y se creen serios y racionales, pero dan mucha risa - Ricardo Ros

15:32:00




http://desastretotal.files.wordpress.com/2008/03/631627siluetas-de-ninos-saltando-a-la-cuerda-posteres.jpg
Si estás leyendo esta reflexión es porque eres una persona adulta. Los niños no leen estas reflexiones (aunque creo, por algunos emails que he recibido, que hay algunos adolescentes que sí lo hacen). Has crecido, has madurado y crees que ya no estás para tonterías, crees que toda tu vida tiene que estar marcada por la sensatez. Dejaste de ser niño hace mucho tiempo y ahora estás empeñado es ser una persona responsable, seria, formal, prudente, juiciosa, reflexiva, cuerda, consecuente, equilibrada, razonable, perseverante, decidida, tenaz, imparcial, resuelta y completamente madura.

Te voy a proponer algo para este domingo: vuélvete loco hoy. Haz lo que nunca has hecho. Vuélvete un niño. Juega hoy. Olvida los prejuicios, deja la lógica. Explora cosas nuevas.

No te tomes las cosas en serio hoy. Intenta ser como un niño, no saber nada excepto lo que oyes, ves, hueles y sientes. Deja de pensar. Deja de pensar en el futuro. Olvídate de lo que tienes que hacer mañana. Hoy es domingo, día de fiesta. Una silla puede ser un barco, una cama puede ser un columpio. Juega, relájate y disfruta. Cuando veas un pájaro volar, permíteles a tus ojos que vuelen con él, admíralo. Fíjate en esa flor. Juega con ella. Observa esa piedra que hay a tus pies. ¿Por qué no juegas con ella? ¿Desde hace cuánto tiempo que no te atreves a tirar una piedra al aire? No te digo que rompas un cristal, pero ¿a que te gustaría?

Vete a un parque y tírate al suelo. ¿A qué huele la yerba? ¿No te trae recuerdos de tu infancia? Tu infancia olía a tierra, a yerba, a charcos, a flores. Desde que mides más de metro y medio ya no hueles el suelo, tus sentidos han cambiado, has perdido el contacto con los olores de la naturaleza. ¿A qué huele ese árbol? ¿Cuánto tiempo llevas sin oler el musgo? ¿Recuerdas que las margaritas huelen?



Busca el aspecto gracioso de las cosas negativas. ¿Te puedes reír hoy de tus errores? ¿Qué pasaría si tus problemas te los tomaras a chiste? Ríete. Ríete mucho hoy. Todas las cosas, incluso las más negativas, tienen su parte graciosa. Busca esos aspectos irracionales, absurdos. Convierte las adversidades en una parte agradable del proceso.

¿Hay niños en tu entorno, hijos, sobrinos, vecinos…? Juega con ellos como si fueras otro niño. Deja de decir lo que está bien y lo que está mal, deja de hacer juicios de valor. Acércate a ellos sin prejuicios. Simplemente juega, métete en sus juegos, revuélcate por el suelo, ensúciate de barro, haz alguna insensatez. ¿Cómo, que tienes ya cuarenta años y que no estás para tirarte por el suelo? Por eso mismo, porque ya tienes cuarenta años y ya es hora de que recuerdes cómo era aquello.

Decía Horacio: “Mezcla a tu sensatez un grano de locura. Conviene hacer a propósito alguna locura”

Fuente



You Might Also Like

0 comentarios

Followers

Recibenos en tu correo

Subscribe