Libertad a travéz de la indagaciòn

16:16:00


Hay muchas maneras de practicar la auto-indagación.
Yo descubrí que me ayudaba escribir, si notaba que volvía
a deslizarme hacia la identificación*, iba a una cafetería con bolígrafo
y papel y empezaba a escribir sobre ello. Escribir sobre lo ocurrido 
me ayudaba a entrar en el pensamiento que había provocado la
re identificación. Definía exactamente que pensamiento o creencia
me había atrapado, y que visión del mudo correspondía a ese pensamiento.
Por ejemplo, si hacemos algo que nos lleva a sentirnos avergonzados,
nuestra mente podría pensar: " No debería haber hecho eso" 
o " Ha sido una estupidez hacer eso".Si tomas un pensamiento así de
pequeño y empiezas a abrirlo, veras inmediatamente que el pensamiento
y el sentimiento están vinculados; uno es la puerta del otro.
El pensamiento: " No debería haber hecho eso" viene acompañado de un 
sentimiento, tal vez el de vergüenza o enfado. 
Así es como detectamos la visión del mundo que tiene ese pensamiento
y como nos lleva a la identificación.

Es importante que no usemos ese tipo de indagación simplemente como 
una herramienta mental. Si hacemos  eso, empezamos a entenderlo todo
en el ámbito mental y el problema es que este suele estar desconectado
del emocional. Es posible que comprendamos algo con claridad en
nuestra mente, pero emocionalmente sigamos en conflicto con ello.
Cuando indagamos es importante que usemos cuerpo y mente, 
el sentimiento y el pensamiento, debemos ver que pensamiento genera que
sentimiento y viceversa. 
Es un ciclo, un pensamiento crea un sentimiento  y ese sentimiento crea el
siguiente pensamiento, que seguidamente crea un nuevo sentimiento.

Cuando iba a la cafetería con papel y bolígrafo  anotaba muy específicamente 
que pensamiento había causado ese momento de re identificación,
y empezaba a escribir sobre el.
Examinaba como exactamente veía el mundo con ese pensamiento,
para ello tenia que entrar en el sentir, tenia que centrarme en lo que
creer ese pensamiento concreto - fuera de condena, de vergüenza
o de cualquier otra cosa - generaba en el ámbito del sentimiento. 
Entonces entraba en el sentimiento y me permitía sentirlo.

El paso siguiente era preguntarme con sinceridad por las creencias de ese
sentimiento.Como ve el mundo este sentimiento? Cual es su visión del mundo?
Empece a ver que cada pensamiento y sentimiento contenían un mundo en
y por si mismos, toda una estructura de creencia.
Como estaba dispuesto a entrar en el sentimiento descubrí que tenía cierta
visión del mundo, ciertas creencias e ideas especificas, tenia voz.


(Llegados a este punto me gustaría "advertir" a falta de un mejor termino,
 que este tipo de indicaciones si se hacen con la seriedad y honestidad requerida,
 pueden sacar muchas cosas del sótano interior para ser vistas y entendidas. 
Y aunque necesario, en algunas ocasiones es difícil.
 Descansa cuando la carga sea mucha, no te obsesiones, pero no huyas,
 no te detengas, cada vez un poco mas profundo.
 Nota del autor del blog)

Con frecuencia descubrimos que las creencias e ideas contenidas en nuestros
pensamientos y en nuestros sentimientos proceden de nuestra infancia.
Pueden venir de nuestros primeros recuerdos, de la primera vez que 
sentimos vergüenza, terror, enfado o tristeza, de la primera vez que 
nos menospreciaron o ridiculizaron.
Si empezamos a investigar meditativa-mente  teniendo en cuenta que cuerpo y mente interconectados, nuestra indagación puede empezar a descubrir estas profundas experiencias internas. 

No puedes limitarte a pensar en ello y decir:
"Esto es un pensamiento, se que no es verdad" y acabar ahí. 
Aveces pasaba horas en la cafetería negándome a irme hasta haber llegado
al fondo de un único pensamiento. Sabia que si es pensamiento podía 
engancharme en re identificación cualquier otro pensamiento podría 
engancharme otra vez.
Tuve que revisar ciertos pensamientos, sentimientos y reacciones en diversas
ocasiones. El proceso de indagación era cada vez mas profundo y relevaba 
mas y mas. A medida que lo hacia, iba llegando al núcleo de las creencias,
pensamientos y sentimientos. Tenia que estar dispuesto a continuar la indagación
hasta podes arrancar la ilusión de raíz.

Es como  limpiar el jardín de malas hierbas. Cuando limpio el jardín me avergüenza
decirlo pero arranco las hierbas superficialmente, mi esposa por otra parte tiene
un poco mas de paciencia, cuando ella arranca las hierbas lo hace de raíz 
Sabes que ella ha arrancado las hierbas por que no vuelven a salir durante unos meses, cuando yo lo hago vuelven a salir a la semana siguiente.
Por suerte no hice lo mismo con mi vida interna.
En el proceso de indagación que describo, me concentraba mucho, estaba dispuesto allegar al fondo, a la raíz de cualquier pensamiento que me causara una reacción
dolorosa. Esto no implica que todo el mundo tenga que emprender un proceso
de escritura. Cada uno de nosotros tiene que encontrar su manera.
Tal vez te ayude escribir, tal vez lo que te ayude sea investigar tus pensamientos de manera meditativa. en resumen  lo importante es ir al corazón del proceso del pensamiento y del sentimiento, solo entonces podemos hallar las creencias
ilusorias que nos crean dolor en el momento presente.


La mayoría de nosotros hemos tenido momentos difíciles en la vida, y en esos
momentos hemos desarrollado espontáneamente estrategias para afrontarlos.
Cuando somos jóvenes y sucede algo que nos produce mas dolor del que somos 
capaces de soportar, se nos ocurre una creencia que nos ayude a sobrevivir
a la situación. Por ejemplo, digamos que los padres de un niño no están preparados
para serlo. Para el niño es demasiado afrontar el hecho que sus padres no son
capaces de cuidarle bien. Ese conocimiento resulta tan amenazador para el
bienestar del niño que crea una historia menos amenazadora que le ayuda a
sobrevivir a la situación. En lugar de ver que sus padres no están capacitados
para ser padres, podría creer que hay algo malo en el.
En esos momentos esa creencia nos ayuda a afrontar la situación y superar los 
momentos difíciles. Empezamos pautas de pensamiento en la niñez, pero pueden
continuar en la vida adulta. Cuando indagamos sinceramente en estas creencias, descubrimos que ya no son estrategias útiles. Aunque nos hayan ayudado a 
afrontar situaciones difíciles en el pasado ya no resultan útiles.

En este sentido el pensamiento mismo no es una estrategia útil, contarnos
a nosotros mismos cualquier historia sobre cualquier suceso siempre nos
producirá dolor. En definitiva, cualquier formulación mental sobre el pasado
o el presente esta en conflicto con la vida tal como es, con lo que ocurre realmente.
Cuando surgen estos pensamiento y emociones espontáneos que te hacen caer en la reidentificación y te enganchan -puede ser un pensamiento de juicio, uno que nos avergüenza o nos hace sentirnos pequeños o bien uno acusatorio que nos enfada,-
la clave reside en afrontarlos e investigar que estructura de creencia subyace en ellos.

En ese momento la indagación es tu practica espiritual.
Evitar esta practica es evitar tu propio despertar. 
Cualquier cosa que evites en la vida volverá una y otra vez
hasta que estés dispuesto a afrontarla, a examinar detenidamente 
su verdadera naturaleza.

La única manera de saber que hemos contemplado la verdadera naturaliza de algo
es que nos dejamos de contarnos la historia que nos contábamos. No solo vemos
que esa historia es una ilusión, también sentimos que lo es.
Suelo decirle a mis alumnos que se queden con esa ilusión hasta que se caiga.
La elección es entre la indagación y convertirse en una victima.
Esa es la elección que tienes, ser una victima de tus propios ideas y creencias
o sentirlas hasta que se caiga.

A través de la indagación llegamos a ver que todas las creencias tienen
el mismo valor. Lo que pienso que alguien debería o no hacer, tiene el mismo valor.
Las polaridades del pensamiento solo se equilibran cuando vemos que nuestros pensamientos, juicios y opiniones son tan verdaderos como sus opuestos. 
Si el pensamiento opuesto es tan valido como aquel en el que creo, toda la
estructura del pensamiento colapsa. Si una opinión diferente tiene tanto derecho
de existir como la mía  es imposible decir que opinión es real o verdadera.
Cuando vemos esto se produce equilibrio interno de los opuestos,
 y el pensamiento ya no esta polarizado. 

Nuestras ilusiones - las creencias a las que nos aferramos-
son las puertas hacia nuestra libertad.
Simplemente tenemos que entrar por ellas, sin apego ni aversión. 
No debemos creerlas pero tampoco huir de ellas, tenemos que ver cada momento
de aparente atadura como una invitación a la libertad.

 Llegamos al Nirvana a través del samsara, 
alcanzamos la verdad y la libertad a traves de la atadura,
Logramos ver la verdadera naturaleza de las cosas
 al ver con transparencia su naturaleza ilusoria.

No llegamos al cielo evitando el infierno o intentando dejarlo de lado.
 No conseguimos la claridad evitando la confusión ni la libertad evitando lo que nos ata. 
La verdad es justo lo contrario.
 Y hemos de estar dispuestos a no huir,
 a afrontar lo que ocurre de manera honesta y sostenida.


Adyashanti.





You Might Also Like

6 comentarios

  1. cita tus fuente, es más honrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo al final esta el nombre del autor, Adya.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Muy buen texto amigo. Gracias por difundirlo!

    Un abrazen. Marcos

    ResponderEliminar

Followers

Recibenos en tu correo

Subscribe