El problema del mal en la actualidad.

19:57:00




Nuestro conocimiento del ser humano es tan parcial y distorsionado que el nazismo
y el bolchevismo nos han dejado perplejos y confusos. Estamos frente al mal y no sólo
ignoramos lo que se halla ante nosotros sino que tampoco tenemos la menor idea de
cómo debemos reaccionar. Y aunque supiéramos responder seguiríamos sin comprender
«cómo ha podido suceder esto».

Con manifiesta ingenuidad un estadista afirma que no tiene «imaginación para el mal». Efectivamente, no tenemosimaginación para el mal porque es el mal el que nos
tiene a nosotros. Unos quieren permanecer ignorantes mientras que otros están identificados
con el mal. Esta es la situación psicológica del mundo actual.

Hay quienes se llaman cristianos y creen que pueden aplastar el mal a voluntad;
otros, en cambio, han sucumbido al mal y ni siquiera pueden ver el bien.
El mal ha terminado convirtiéndose en un poder visible.
La mitad de lahumanidad crece en el seno de una doctrina basada en la especulación
mientras la otra mitad enferma por faltade un mito adecuado a la situación.
El pueblo cristiano ha llegado a un callejón sin salida, la cristiandad
dormita y hace siglos que olvidó revitalizar sus mitos.

Nuestro mito ha enmudecido y ha dejado de dar respuestas a nuestras preguntas.
Como dicen las sagradas escrituras, la culpa no es suya sino exclusivamente nuestra
ya que no sólo hemos dejado de desarrollarlo sino que hemos reprimido todos los
intentos realizados en ese sentido.

La versión original del mito nos ofrece un amplio punto de partida y múltiples
posibilidades de desarrollo. Al mismo Cristo, por ejemplo, se le atribuyen
las siguientes palabras: «Sed astutos como las serpientes y mansos como las paloma s».
Pero ¿para qué se necesita la astucia de las serpientes y qué tiene que ver ésta
con la inocencia de las palomas?
La cristiandad sigue sin contestar a la antigua pregunta gnóstica
«¿De dónde proviene el mal?» y la cauta insinuación de Orígenes de la posible
redención del mal sigue siendo calificada como herética. Hoy nos vemos obligados
a reformular esta pregunta pero seguimos con las manos vacías,
desconcertados y confusos y ni siquiera podemos explicarnos que a pesar de la urgencia
con la que lo precisamos- no existe ningún mito que pueda ayudarnos.

La situación política y los aterradores -por no decir diabólicos- avances de la
ciencia despiertan en nosotros secretos estremecimientos y oscuros presagios.
Pero ignoramos la forma de salir de esta situación y hay muy pocas personas que
crean que la posible solución descanse en el alma del ser humano.
De la misma manera que el Creador es completo también lo es Su criatura, Su hijo.
El concepto de totalidad divina es global y nada puede separarse de El.
No obstante, sin ser conscientes la totalidad se escindió y de esa división se originó
el mundo de la luz y el mundo de las tinieblas. Esta situación, como podemos
advertir en la experiencia de Job o en el ampliamente difundido Libro de Enoch
(pertenecientes al período inmediatamente precristiano) estaba claramente
prefigurada antes incluso de la aparición de Cristo.

El Cristianismo perpetuó posteriormente esta escisión metafísica.
Satán -que en el Antiguo Testamento pertenecía todavía al en torno próximo a Jehová-
constituyó a partir de entonces el polo eterno diametralmente opuesto al mundo divino.
No se le podía extirpar. No debe, por tanto, sorprendemos que ya en los mismos comienzos
del siglo XI apareciera la creencia de que el mundo no era una creación divina sino
diabólica. Esta ha sido la nota predominante que ha caracterizado a la segunda mitad
del eón cristiano, después de que el mito de la caída de los ángeles explicase que eran
esos ángeles caídos los que habían enseñado al hombre el peligroso
conocimiento de la ciencia y del arte.

¿Qué hubieran dicho esos viejos narradores de haber presenciado
el desastre de Hiroshima?

Carl Jung.

You Might Also Like

0 comentarios

Followers

Recibenos en tu correo

Subscribe